Saltar al contenido

etiquetas adhesivas

Pegatinas adhesivas para saber lo que tienes

Parecerá una tontería pero que levante la mano quien no ha guardado un día algo en el trastero y no le ha puesto etiquetas adhesivas a la caja de lo que contenía dentro, y a lo mejor has estado buscando justo lo que guardaba esa caja y claro alno saber que estaba ahí has ido a comprar otro por qué no lo encontrabas, pues yo soy la primera que levanto la mano que tengo muchas cosas dobles en mi casa por no poner una maldita etiqueta. La verdad que no es tan difícil tan solo se debe comprar la etiqueta escribir lo que vaya dentro de la caja con letra clara y limpia y guardarlo sin más, la verdad que la teoría es muy fácil pero la práctica igual se nos va de las manos sobre todo a mí que soy una despistada. Y la verdad que me da mucho coraje, porque comprar la misma cosa dos veces y gastar en balde no es que me haga mucha gracia que digamos.

Parece que no pero es importante saber planificarnos bien para no tener que pagar luego las consecuencias, en el mercado nos encontramos con un montón de cosas que aunque nos parezcan una tontería sirven de mucho. Por ejemplo en mi armario yo guardo ropa de temporada y lo que hago es que la lavo antes de guardarla o la llevo al tinte, pues bien luego me gusta saber qué tiempo hace desde la última vez que la lavé, pues venden unas etiquetas con una cuerdecita para colgar en el armario en la que podemos poner la prenda que es y además la fecha en la que la lavamos la última vez, a que eso no lo sabíais, pues la verdad que se trata de etiquetas muy sencillas que podemos encontrar en una papelería online, y no solo de ese tipo de las que queramos hay un amplio surtido que aunque pensemos que no sirven de mucho para todos esos truquillos nos suelen dar mucho juego.

De verdad que si queremos un poco de orden en nuestras cosas lo mejor es que busquemos cosa que nos ayuden un poco bien sean etiquetas o cualquier otra cosa de esa manera lo tendremos todo más a la mano y nos será todo mucho más fácil que al final somos nosotros solos los que nos empeñamos en complicarlo todo.