Saltar al contenido

Los muy nombrados aceites de motor

El aceite es quien se lleva todas las alabanzas cuando se habla sobre los lubricantes o cualquier fluido que usan los motores. Son de vital importancia para su funcionamiento, los hay de diferentes tipos para que puedan cubrir con las necesidades de cada tipo de vehículo o motor. Generalmente se clasifica en  cuatro categorías internacionalmente conocidas.

Tipos de aceites

De alto kilometraje: sella las fugas y reduce considerablemente la quema del combustible, es el común de modelos viejos o clásicos, puede que en algunos no tan antiguos, pero que ya cuentan con más de 120.000Km aproximadamente.

Sintético: cuando las temperaturas son extremas, muy calientes o frías, son estos los que se destacan para propiciar un óptimo desempeño del motor. Traen menos impurezas que los convencionales y están elaborados con distintos químicos que son 100% sintéticos.

Semi – sintético: prestan más resistencia a la oxidación y se desarrolla perfecto a bajas temperatura. Son una mezcla entre los convencionales y los sintéticos.

Convencionales: para motores que no tienen fuerte demanda, al ser sencillos son altamente recomendables. Su rango de viscosidad suele ser alta.

El mantenimiento al que someta a su vehículo, es realmente la única garantía de que se mantenga en buenas condiciones. El tipo de aceite y su calidad no lo es todo, el cambio de los filtros, medición del aceite, etc., son  los que hacen la diferencia.

Cambiar el aceite

El aceite ayuda a que funcionen debidamente todas las piezas internas que contiene el motor, que lo renueve cada cierto tiempo le permitirá alagar su vida útil. El filtro es un elemento que no debe separar del cambio de aceite, si se hace este último sin tener en cuenta la sustitución del filtro, no está haciendo nada. Ya que este se encarga de recoger las impurezas, por ende, llega el momento en el que se satura, permitiendo que se cuele la suciedad, lo que puede provocar un bloqueo en el sistema.

Que esto suceda promueve a que el desgaste sea más rápido, apareciendo las temibles averías. Lleve su coche a un taller si no está en capacidad de hacerlo usted mismo, ahí le darán la atención que requiere, evitando que se quede en el camino por un detalle simple y sencillo de solucionar.

Con la ayuda pertinente puede solventar estos problemas, usando buenos lubricantes y piezas para que todo funcione correctamente y por más tiempo. Para reponer repuestos, con los desguaces en línea estará bien equipado, son piezas de calidad garantizada puesto que ya han sido testeadas.

Visite https://www.piezasdesegundamano.es y comprobará que tiene de todo a su alcance con unos cuantos clics.